Archivo de la etiqueta: Invasion Terra

Comienza Invasion Terra

Hace pocas semanas tuve la fortuna de dirigir una breve campaña (3 sesiones) de Mekton Zeta. El setting que elegí para esta oportunidad fue Invasion Terra, las razones me sobraban. Antes de tomar la decisión esperé a saber qué personajes se harían los jugadores, aunque les obligué a que tuviesen todos un perfil militar o pseudo-militar,  también me interesaba saber cuál sería el trasfondo de cada uno. Tenía algunos moldes bien elaborados, los personajes que vienen en Operation Rimfire del que ya he hablado anteriormente, y se los mostré para que lo tomaran como una referencia.

Poco tardaron en plasmar en el papel la personalidad, las ambiciones y las congojas de sus personajes. El resultado fue una mezcla exacta para iniciar Invasion Terra. El primero un Teniente solitario, rockero y amante de la música, de pocos amigos, su madre muerta en un “accidente” y una difícil y lejana relación con su padre, definían el complicado carácter de uno de los héroes que pasaría por más de una prueba y a quien el destino le guardaba más desazones. El segundo un Capitán de nave de un planeta lejano al sistema solar, traicionado por un camarada, llevado a una emboscada donde perdió los tres escuadrones Mekton a su mando, apresado (injustamente debido a la traición), enjuiciado y exiliado de su planeta natal, sin oportunidad de ver ni despedirse por última vez de su familia, llegó a la Tierra tras un largo viaje y encontró un nuevo hogar, una gran oportunidad para poder volver con los suyos y volver a combatir al Imperio, el futuro le deparaba la alegría de volver a casa al mando de su nave, el S.S. Nautilus, sin embargo esto tendría un alto precio. El tercero un Sargento llegado a la armada más por casualidad que por propia elección, huérfano jamás conoció a sus padres, una hermana pequeña que poco conoce, pero aún en tan distanciada relación le guarda gran cariño, un soldado con mucho potencial se une a uno de los escuadrones más connotados y heroicos que defienden la tierra, pero la fama no llega gratis, y posiblemente el costo que ha de pagarle harían pensar dos veces embarcarse en esta aventura si pudiese elegir, pero no puede y el precio será alto.

La combinación de todos estos factores no podía ser menos que una vertiginosa aventura que partiría con una simple misión de defensa al sur del mundo en Cabo de Hornos y que se convertiría en una afrenta personal contra El Imperio, en pleno espacio exterior, pilotando los últimos diseños Mekton del Profesor Albert para las Fuerzas de Defensa de la Tierra, no sin antes ser enviados a una misión de rescate solicitada directamente por el Capitán Rogers. En la intentona por cumplir todo esto aquello que más querían se alejaba a cada paso que daban.

Al final salvarían la Tierra, pero en la misión el Teniente descubriría que un viejo rival, pero camarada de armas traicionaría la Tierra, para derrotarlo en un combate, un duelo como sólo los verdaderos pilotos Mekton pueden resolver; su padre también a traicionado a la Tierra y se ha unido a El Imperio, a cambio este le devolvería la vida a su ama esposa ya muerta hace algunos años. El Capitán recuperaría con dolor el S.S. Nautilus, pues en él, su traicionero ex-camarada de armas daría muerte a sus padres, para luego morir por la propia espada del hombre al que una vez traicionó.  El Sargento pasaría a los registros históricos y sería condecorado por sus valientes hazañas. Sin embargo El Imperio se guardaba una carta bajo la manga, al dolor de las incontables muertes que ha dejado la guerra se sumaría el secuestro de la novia del Teniente, la pequeña y querida hermana del Sargento , y la hermana del Capitán, quien largo tiempo ha añorado volver a reunirse con su familia. Las tres pasarían a formar filas como uno de los escuadrones de El Imperio, cuya misión específica es destruir a estos héroes que han estado mermando los planes de conquista de las fuerzas invasoras.

El cómo logró esto El Imperio queda para otra campaña, pero semejante drama, que resalta vívidamente el estilo anime, no hubiese sido posible sin el gran aporte de los jugadores, quienes pusieron los cimientos para crear una buena historia.

Anuncios