Sin sacrificio no hay victoria

En el acontecer cotidiano estamos constantemente sujetos a la toma de decisiones. Estas decisiones van siempre acompañadas de un costo de oportunidad, donde dejamos de hacer una actividad en favor de otra. Este concepto no es nuevo y lo podemos ver aplicado en casi todo.

Cuando jugamos rol, en muchas ocasiones, los jugadores están demasiado concentrados en lo que quieren obtener del juego o la historia, olvidando completamente qué podrían llegar perder en el transcurso de éste. Un caso típico es cuando salen de aventuras en busca de tesoros o riquezas, cuando esto ocurre cabe preguntar ¿qué están dejando atrás?, ¿qué podrían perder en la búsqueda?, ¿hasta dónde están dispuestos a llegar para conseguirlo?.

Si tratamos de responder esas preguntas debemos remontarnos al pasado del personaje, saber qué hacía antes, si tenía familia, qué hacía en las épocas cuando las aventuras escaseaban, tendría enemigos, era popular o un don nadie, si era popular, entonces saber hasta dónde llegaba su popularidad. Casos notables de esto se pueden ver en la novela El Señor de los Anillos, si comparamos a los hobbits que salieron de La Comarca con los que volvieron después de la guerra nos daremos cuenta que ganaron muchas cosas, pero también perdieron otras, al igual que Bilbo en El Hobbit, cuando salió de aventura con los enanos, ciertamente regresó lleno de tesoros de La Montaña Solitaria, pero perdió la sanidad que le quitó el anillo.

Los personajes que salen de aventuras en nuestros juegos de rol son similares en muchos aspectos a Bilbo o los hobbits de El Señor de los Anillos, pero los jugadores no saben ni se proponen perder algo en el transcurso del juego. Ese es un trabajo para el GM, indagar en el pasado del personaje, visualizar su presente, y tomar algo de él a cambio de darle lo que quiere (y no hablo de sus piezas de oro por una espada más brillante). Si eres el GM y después de una campaña tus jugadores vuelven cargados de riquezas y durante ese tiempo no pasó nada en sus casas, donde al final sigue todo igual como cuando se marcharon (con la única diferencia que ahora son más ricos o poderosos), entonces puedes considerar que tu aventura no fue de excelencia y deberías replantearte algunas cosas para futuras campañas, para todo hay un costo de oportunidad, para todo es necesario hacer sacrificios, por que sin sacrificio no hay victoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s