Jovian Chronicles – Episodio 4: Vuelo Nocturno (parte 2)

Cuando Suzaku llegó, Agram Peyarje conversaba con sus guardaespaldas. El rostro amable del doctor ocultaba un genio sin precedentes para esta era.

Mientras tanto, el Teniente Ramsus le decía a Rabaab discretamente; “Vamonos a otro sitio, estos lame botas me tienen harto”, y de esa forma, la cogía de la mano y la llevaba hacia el sector de los stands.

Rabaab logró divisar uno que estaba presentando nuevos tipos de instrumentos musicales, basados en la nueva tecnología en base a fibra de diamante. El violín le llamó inmediatamente la atención, y le pregunto al expositor si podía probarlo. Cerró los ojos y a medida que su melodía iba ganando fuerza, las voces del domo iban apagándose.  Absolutamente nadie dentro del recinto se vio indiferente frente a la angelical armonía que emanaba del instrumento.

Los guardaespaldas del doctor no fueron la excepción y mientras miraban, hechizados, a la bella intérprete, Suzaku le dijo silenciosamente al Doctor quienes eran y por que estaban allí. Luego, le envió un mensaje a Logan y Darío que decía; “Fuga en 5 minutos”. Poco a poco, aprovechando la distracción, empezaba a alejarse junto al doctor de los policías.

Darío, quién había estado viendo la escena, escuchaba como un mar de aplausos se dejaban sentir en el domo, al concluir la música, pero también vio como los guardaespaldas salían de su embrujo y 2 de ellos partían raudos a buscar al anciano científico.

Aprovechando el momentum, Kantt intenta desactivar el sistema de comunicaciones del escuadrón de seguridad, pero es descubierto por un agente, quién le pide que le muestre su identificación. Al llevarse la mano a su chaqueta, Darío, quién había logrado escabullir una pequeña arma con silenciador a través de la seguridad portuaria, dispara inmediatamente sobre el policía, dándole muerte. Haciendo uso de su versatilidad, logra confundir a los guardias a través del comunicador del caído.

Suzaku, trataba de escapar mezclándose con la gente, pero es avistado por el experimentado ojo del teniente Ramsus, quién estaba terminando de felicitar a Rabaab por su hermosa interpretación. En el acto, las facciones del teniente cambiaron por completo, mientras gritaba: “Están secuestrando al Doctor, deténganlos!”.

Los guardias, quienes habían sido engañados por Darío, volvían a cumplir las órdenes, dado el mayor rango del Teniente, y empezaban a dar caza al joven y el anciano.

Rabaab, quién también había logrado avistar al pelirrojo Suzaku, trata de interrumpir la carrera de uno de los guardias, pero su elegante vestimenta le dificultaba el movimiento, y termina resbalando y cayendo al piso de manera poco decorosa.

Gereford por su parte, veía como la gente empezaba a desesperarse y gritar. Empieza a correr tras el joven y el científico, con la idea de persuadirlos, pero en vez de eso, es considerado uno de los invasores y atacado por los guardias. Al ser simplemente un evento científico, la seguridad iba mal armada, por lo que en el mano a mano, Gereford los superaba ampliamente, otorgándole incluso, un feroz puñetazo en el vientre a Ramsus, quién, a pesar de la fuerza del golpe, no se vió tan afectado como el resto.

Logan por su parte, quién había estado buscando la mejor forma de entrar y salir de ahí, arremetía ferozmente contra la salida de emergencia, triturando al guardia contra la pared, quién nunca vió el vehículo venir.

Los jóvenes logran esquivar a los guardias, entre los disparos de Darío y la agilidad de Suzaku, pero una vez en el auto, el Doctor, quién no estaba acostumbrado a estas tensas situaciones, le pasa un disco a Suzaku, y cae inconsciente por el esfuerzo tras decirle que en caso de que le pasase algo, allí estaba la información.

Rabaab por su parte, veía como una mano se extendía para ayudarla a pararse del piso. Era un antiguo ex-novio, al que no veía hace años. Su teléfono vibraba, y un mensaje le ayudaba a decidirse; “Síguelos”, por lo que arrastró a su ex-novio al estacionamiento y se subieron a su auto.

Gereford por otro lado, era increpado por su colega, quién había salido de entre el tumulto y le decía; “Tenemos que irnos de aquí, si la gente de GACT nos toma por terroristas, nos meterán presos, aquí odian a los Jovianos!”. Peter, quién conocía un atajo hacia el puerto espacial, manejó en esa dirección.

Al llegar, el puerto espacial estaba sellado por la seguridad del mismo, pero en un acto desesperado, Peter aceleró a fondo en dirección a una nave que estaba a punto de despegar.

A través de las ocupadas calles de Nuevo Tokyo, los 2 vehículos (Rabaab y los 3) se percataron de que un deportivo negro venía a toda velocidad tras ellos, manejado por Kharan Ramsus.

Esquivando autos, y viendo como eran inevitablemente alcanzados, Darío saca su pistola y dispara al parabrisas del deportivo, destruyéndolo e impactando casi de lleno en la cabeza del Teniente, quién perdió el control del vehículo y fue a dar al lado del camino.

Un transporte pequeño, con el emblema de la Bella Durmiente, esperaba a las afueras de la ciudad, pero la salida estaba bloqueada por una barricada de las FDE. Arriesgándolo todo, Logan acelera y logra abrirse paso a través del bloqueo, entrando a toda velocidad al transporte. Rabaab y su ex, quienes venían detrás, aprovecharon la oportunidad e hicieron lo mismo. Lamentablemente, el joven chofer no era muy diestro y en la maniobra, dejo el auto completamente expuesto a los ahora reagrupados guardias, quienes abrieron fuego sin piedad contra el vehículo.

Rabaab solo vió como un brazo le empujaba la cabeza hacia abajo, mientras el ruido de los proyectiles y vidrios rotos pasaba por encima suyo. Con su último aliento, el ex-novio, logró abordar la nave justo mientras despegaba.

Noah Bright les decía desde la cabina que abordarían la Bella Durmiente en pleno vuelo, justo antes de que saliese al espacio.

En el asiento del copiloto del acribillado auto, una inmóvil Rabaab sentía como un liquido cálido caía sobre su cabello. Al girar la mirada, vió como el ensangrentado rostro de quién la acababa de salvar, esgrimía una tenue sonrisa, aunque ya carente de vida.

Continuará…

Can you prevent the universal war?

Anuncios