Concilio Nocturno X: Mekton Z

Los terroristas se habían infiltrado en los círculos de poder político y monárquico de la ciudad elarana de Arcol. Sus agentes se hacían pasar sin dificultades entre los invitados a la fiesta de Lord y Lady Arkman. Sabían que su próxima misión estaba pronta a venir, no sabían cuándo ni cómo recibirían la información, pero la esperaban atentos.
Al empezar las primeras melodías de la orquesta, todos los espías del Eje son convocados a una reunión secreta en los jardines de la mansión, se entrevistarían ahí con el líder terrorista, Lord Dremmond. Al llegar al lugar nadie los espera, al rato llega un hombre, les dice que Dremmond no se presentará, les da instrucciones.
Los agentes piden más información, pero su interlocutor nada sabe, sólo les dice que se las tendrán que arreglar por su propia cuenta, ya tienen su objetivo, si es que requieren más información la tendrán que buscar por ellos mismos y se marcha.
La información recibida es clara. Se presume de un laboratorio subterráneo secreto de carácter científico militar en la isla de Fiora. En él se estaban llevando a cabo investigaciones en un nuevo tipo de arma que Elara mantenía en secreto, cuando la isla fue atacada y destruida por un escuadrón Aggendi, mucha información se perdió y parte de los secretos de esa investigación aún permanecen sin ser revelados.
Los agentes saben que parte importante de la información debe estar en alguna parte en la mansión. De otro modo no hubiesen sido encomendados a infiltrarse en la mansión. Generando un evento particular, una pelea de borrachos, hacen que los guardias que custodian el despacho de Lord Arkman abandonen su lugar para acudir a calmar la gresca y expulsar a los adversarios de la mansión, mientras tanto uno de los agentes se infiltra en el despacho, registra la computadora y el escritorio, encuentra información importante referente a Fiora y se escabulle fuera.
Una limusina los espera afuera, les conducirá al muelle donde les espera un barco que los llevará a la isla. En el camino revisan los datos obtenidos, revisan el mapa de las instalaciones y las entradas y salidas seguras (las que son pocas), también saben que el arma que buscan es un experimento biológico que está incompleto, la información acerca del paradero de este no aparece, está incompleta.
Llegan al barco y encuentran que el hombre que mueve los hilos del Eje los espera, les señala que es importante revisen las instalaciones secretas, que si hay algo, cualquier cosa, se lo traigan.
Así son despachados, todos pilotando un Mekton desembarcan cerca de la costa. Al llegar a la isla encuentran la entrada al laboratorio, tal y como lo indicaba el mapa robado. Un gran túnel, donde caben dos Mekton uno al lado del otro, los separa de una pequeña entrada a escala humana del laboratorio.
Avanzan y dos de los cinco agentes bajan de sus Mekton y entran al laboratorio, encuentran una cápsula cuyo contenido en un humanoide, una especie con figura humana que jamás habían visto. Al romper el vidrio de la cápsula que lo contiene se gatilla una alarma. De imprevisto, en el túnel, un escuadrón Aggendi aparece y ataca al resto de escuadrón. Tras una cruenta batalla uno de los Mekton es destruido, pero su piloto salva con vida. La batalla se extiende en un segundo asalto y el segundo Mekton de los terroristas es derribado, pero salen airosos.
Distribuidos entre los tres Mekton restantes vuelven con el experimento a barco del Eje que los recoge en la misma ubicación en la que desembarcaron.
La misión ha sido un éxito. Lord Dremmond les da las gracias particularmente y son recompensados con un breve tiempo de descanso o hasta que se les necesite nuevamente.

Anuncios